Diferencias y engaños entre el jamón húngaro y el ibérico

Existe una raza de cerdo de procedencia húngara, que comparte algunas similitudes con la raza de cerdo ibérico, pero de la que se extraen jamones muy diferentes. Desde Sierra de Padelma queremos hablarte de dos tipos de jamones que se consumen y comercializan en nuestro país: el jamón ibérico y el jamón húngaro. Te contamos cuáles son las diferencias y te hablamos de algunos engaños o confusiones que pueden generar en los consumidores.

También hacemos un repaso de la procedencia de estos jamones y te contamos cómo son los cerdos de los que proceden.

Qué es el jamón húngaro

¿Has oído hablar del jamón húngaro? Es un tipo de jamón reconocido a nivel internacional, proviene de los cerdos mangalica, unos cerdos con un aspecto muy atípico por la cantidad de lana rizada que poseen.

Esta raza de cerdo tan característica es típica de Hungría, y proviene de un cruce de otras razas de cerdos, como la raza Salonta y Bakonyi.

Te hablamos un poco más de esta raza de cerdo y del jamón húngaro.

Raza de cerdo mangalica

El cerdo mangalica presenta un físico muy especial gracias a su pelo rizado, parecido al pelo de una oveja. Por esta razón también se les conoce como ‘cerdos lanosos’. No hay otros cerdos parecidos en el mundo.

Físicamente no son nada parecidos a los cerdos ibéricos, los típicos de nuestro país. Sin embargo sí comparten algunos orígenes y algunas características, como por ejemplo: la pezuña de color negro. Podríamos decir que son como ‘parientes’.

Uno de los datos curiosos sobre estos cerdos es que estuvieron en peligro de extinción hace poco más de 30 años. En el año 1990 tan solo quedaban 200 cerdos de esta raza, pero una empresa española sita en Segovia comenzó a criarlos hasta cambiar la situación.  Hoy su crianza está muy extendida y en otros países como Alemania, Austria y Suiza también pueden encontrarse.

Tipos de cerdo mangalica

Existen diferentes tipos de cerdo mangalica. Estos son: el rojo, el negro (extinto en la actualidad), el rubio (cerca del 80% de los cerdos mangalica son rubios) y el golondrino.

Jamón húngaro

El jamón húngaro es un tipo de jamón de sabor suave, con una grasa fina y menos untuosa. El tamaño del jamón es parecido al del jamón ibérico, pues poseen un tamaño particularmente pequeño con respecto a los jamones que proceden de otros cerdos.

Las características genéticas  de los cerdos, junto a la alimentación natural que llevan los cerdos, basada en cereales y pastos, hacen que se obtenga jamones de calidad de larga curación.

Qué es el jamón ibérico

El jamón ibérico es el jamón más famoso del mundo, es el que procede de los cerdos de raza ibérica, originarios de España, y también de Portugal. Es un alimento muy apreciado en la gastronomía española, y en la de muchos otros países. Es considerado un alimento gourmet, un verdadero manjar que conquista paladares al otro lado de la frontera.

Raza de cerdo ibérico

La raza de cerdo ibérico es la raza de cerdo mayoritaria en la península ibérica. De esta raza procede una gran variedad de productos de gran reconocimiento, como la paleta, el lomo, el chorizo ibérico… ¡no solo el jamón!

Estos cerdos se encuentran en las dehesas españolas de la serranías de Andalucía, Extremadura y Castilla y León y muchos de ellos son el origen de productos con denominación de origen.

A continuación, te hablamos con más detalle del jamón ibérico.

Jamón ibérico

El jamón ibérico es un producto con un sabor intenso. Normalmente su carne es de un color oscuro y posee grasa intramuscular bastante untuosa.  El precio de este producto suele ser elevado, aunque este varía en función del tipo de jamón ibérico.

Tipos de jamón ibérico

Existen diferentes tipos de jamón ibérico, en función de la alimentación que hayan llevado los cerdos:

  • Jamón de Bellota: el jamón de bellota es el jamón que procede de cerdos ibéricos criados en libertad en las dehesas y alimentados con pastos naturales y bellotas.
  • Jamón Cebo de Campo: es el jamón que procede de cerdos de raza ibérica criados en libertad y alimentados de pastos naturales y piensos.
  • Jamón de Cebo: el jamón de cebo es el que procede de cerdos ibérico que no se ha criado en libertad sino en granjas y su alimentación se basa en piensos de cereales y legumbres.

Diferencias entre el jamón húngaro y el jamón ibérico

El jamón ibérico y el jamón húngaro tienen algunas características comunes que hacen que las piezas puedan, en ocasiones, no distinguirse a simple vista, sobre todo para consumidores poco habituales e inexpertos.

Sin embargo, sí existen diferencias entre ambos y las más destacadas son estas:

  • Sabor: el jamón húngaro posee un sabor mucho más suave. El jamón ibérico tiene un sabor más intenso y fuerte, sobre todo el de bellota.
  • Procedencia: aunque tiene un origen común, uno procede de Hungría y otro de la Península Ibérica.

Precio: el precio del jamón ibérico es mucho más elevado.

Jamón ibérico vs jamón húngaro

El jamón húngaro es un buen producto, que posee un gran sabor y que, al igual que el ibérico, posee grasa infiltrada que hace que el alimento se parezca al ibérico. No obstante, no puede compararse a los productos procedentes de los cerdos de raza ibérica, pues no tiene la calidad, ni el precio de este.

Engaños con el jamón húngaro y el jamón ibérico

Se han dado casos de fraude con estos productos. Uno de estos fraudes consiste en hacer creer que un jamón húngaro en realidad es un jamón ibérico de un precio más reducido. Y no solo esto. También puede generar confusiones debido a que las piezas de jamón mangalica van marcadas con las letras HU, iniciales que corresponden a Hungría.

Muchos consumidores sin información y conocimientos sobre el sector puede confundir las piezas pensándose que proceden de Huelva, y creyendo que se trata de un jamón ibérico de origen español. Sin embargo, los jamones de Huelva van marcados con la letra H.

¡Esperamos que este post haya servido para que conozcas bien ambos productos!