Hoy en día, los consumidores pueden elegir con criterio el jamón que consumen gracias a la etiqueta del jamón ibérico. Con el paso de los años, la correcta identificación de estos productos se ha convertido en una obligatoriedad recogida en Real Decreto 4/2014, de 10 de enero, por el que se aprueba la norma de calidad para la carne, el jamón, la paleta y la caña de lomo ibérico.

Desde Sierra de Padelma hacemos un reparo de los aspectos más relevantes de la normativa, como las categorías, los precintos y las denominaciones de origen, pero antes te contamos qué es exactamente el jamón ibérico porque… ¿sabrías definir este concepto?

Jamón Ibérico: qué es

El jamón ibérico es un tipo de jamón serrano que procede de cerdos que son de raza ibérica. Es uno de los productos estrella de nuestro país, aunque también es muy valorado fuera de nuestras fronteras. Incluso en muchos países es considerado un producto de alta cocina.

Este tipo de jamón debe tener como mínimo un 50% de raza ibérica, de lo contrario no podrá llamarse ‘jamón ibérico’. Para controlar los engaños en el mercado, se han establecido unas categorías en las que, en función de la pureza del jamón, el precinto será de un color u otro. Te hablamos de ello en el siguiente apartado.

Categorías del jamón ibérico

Según se establece en Real Decreto 4/2014, en el matadero los jamones y paletas de cada lote de productos obtenidos de animales sacrificados a partir de la entrada en vigor del presente Real decreto, se identificarán, con un precinto inviolable que será de distinto color para cada denominación de venta:

  • Precinto negro: jamón de bellota 100% ibérico. El precinto de color negro indica que el jamón que tenemos entre manos es 100% ibérico. Esto significa que los padres del cerdo son ibéricos 100% también y que el cerdo tan solo se alimentó de bellotas y otros productos de carácter natural.
  • Precinto rojo: jamón de bellota ibérico. El precinto de color rojo corresponde al jamón que proviene de cerdos que proceden de ejemplares que tienen un 75% y un 50% de raza ibérica. También son alimentados, tal y como los anteriores, con bellotas y otros productos de carácter natural.
  • Verde: de cebo de campo ibérico. El precinto verde es el que nos ayuda a identificar el jamón de cebo de campo ibérico que proceden de ejemplares de 100%, 75% o 50% de raza ibérica. También son los alimentados con pastos y pienso en el campo.
  • Blanco: de cebo ibérico. El precinto blanco es el que nos ayuda a identificar el jamón de cebo de campo ibérico que proceden de ejemplares de 100%, 75% o 50% de raza ibérica. También son los alimentados piensos, cereales y leguminosas en granjas.

Denominaciones de origen reconocidas por la Unión Europea del cerdo ibérico

No es la primera vez que te hablamos de las denominaciones origen, lo hemos hecho antes contándote algunos detalles de las denominaciones de origen de los vinos, ahora les toca a los jamones. Hacemos aquí una recopilación de aquellas reconocidas por la UE del cerdo ibérico.

  • O.P Jabugo: es la denominación de origen que corresponde al jamón producido en el parque natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche.
  • O.P. Los Pedroches: Color característico del rosa al rojo púrpura y aspecto al corte con grasa infiltrada.
  • O.P. Jamón de Guijuelo: las sierras de Gredos y Béjar, dentro de las comunidades autónomas de Castilla y León y Extremadura, así como en Andalucía y Castilla-La Mancha. Actualmente, más de la mitad de la producción española de jamón es de esta zona.
  • O.P. Dehesa de Extremadura: denominación de origen del jamón elaborado en las dehesas de alcornoques y encinas de Cáceres y Badajoz

Publicidad en el jamón ibérico

La normativa establece la restricción de uso en algunos términos, con el objetivo de que la publicidad de los productos no se convierta en publicidad engañosa. Estos términos y sus usos son los siguientes:

«Pata negra», que queda reservada exclusivamente a la designación «de bellota 100% ibérico», que cumpla con las condiciones establecidas en el artículo 3. – «Dehesa» o «montanera», que quedan reservadas exclusivamente a la designación «de bellota», en las condiciones establecidas en el artículo 3.

La normativa e identificación de jamones y paletas ibéricas ha conseguido que el jamón ibérico sea un producto respetado tanto en España como fuera del país, un producto en el que el consumidor confía gracias a las etiquetas de jamón ibérico, precintos, y otro tipo de herramientas utilizadas para informar al consumidor de todos los detalles del producto que está comprando o consumiendo.