Cómo catar el vino

Cómo catar el vino

En Sierra de Padelma, como buenos amantes del vino, queremos hablarte de una de las acciones principales relacionadas con esta bebida: la cata. Te enseñamos cómo catar el vino paso a paso; cómo descorchar la botella, cómo oler el corcho, cómo usar el paladar para degustar, el olfato para oler y la vista para observar cada matiz, e incluso cómo coger la copa.

Descubre cuáles son los pasos en orden para para aprender a cómo catar el vino correctamente.

1. Descorchar la botella

Descorchar la botella de vino es uno de los pasos más importantes y no es tan sencillo como parece. En primer lugar se debe colocar la botella en posición vertical, a continuación hay que quitar la cápsula que suele envolver el cuello de la botella del vino. Se puede quitar haciendo un pequeño corte con un cuchillo. Una vez vemos el corcho, tenemos que colocar el sacacorchos y comprobar que está metido completamente recto.  De lo contrario, podría romperse y estropearse. Después, hay que tirar hacia arriba y extraer el corcho completamente. Con este paso ya estás en el camino de una cata de vino perfecta.

2. Oler el corcho

El segundo paso es oler el corcho. El olor del corcho nos puede dar las primeras pistas sobre el estado del vino y su tipología. Si huele a humedad podría indicar que el vino no está en condiciones de ser consumido. Lo normal es que desprenda olor a vino.

¿Por qué huele el corcho del vino? El corcho tiene poros microscópicos que permiten la impregnación de los aromas del vino, por eso antes de oler el propio vino se huele el corcho, que nos indicará cuáles son los aromas principales de la bebida.

La lista de productos que puedes encontrar es infinita. Esta lista tan solo es una selección de los que consideramos que son más habituales.

3. Coger la copa correctamente

El primer paso es coger la copa de vino correctamente. Para cogerla bien es necesario conocer cuáles son las partes de la copa.

Las detallamos a continuación:

  • Pie: es lo que permite la sujeción de la copa en las superficies, es decir, la base de la copa.
  • Tallo: el tallo es la parte que une el pie (base) con el cáliz.
  • Cáliz: el cáliz es la parte de la copa donde se vierte la bebida, una parte ovalada que puede ser de diferentes tamaños.
  • Boca: se le llama boca al borde la copa. Lo que nos llevará el vino a nuestra boca.

¿Por dónde debe cogerse la copa? Por el tallo y con la yema de los dedos. Es importante sujetarla por el tallo, si la cogemos por el cáliz podríamos alterar la temperatura del vino, y con ello la cata. Y es que, si redujésemos la temperatura del vino, podríamos alterar los aromas que se desprenden de él, e incluso podríamos alterar el sabor, interfiriendo en la cata del vino.

4. Visualizar el vino

Para visualizar correctamente el vino hay que inclinar la copa unos 45 grados aproximadamente. Debemos intentar inclinar el vino sobre un fondo blanco para ver mejor el color. Es lo que se busca al visualizar la bebida.

El color puede indicarnos muchas cosas, por ejemplo:

  • Si es un vino tinto con tintes cereza indica que es un tipo de vino joven.
  • Si es un vino tinto de un color granate oscuro indica que es un vino más envejecido.

¿Qué más podemos observar visualizando el vino? La concentración de alcohol que tiene. Si el vino parece con más densidad significa que tiene más concentración de alcohol, más graduación. Para observar la densidad también podemos mover el vino por la copa para ver el movimiento, un movimiento más lento indica mayor densidad de la bebida.

5. Localizar los aromas

El penúltimo paso es oler el vino para localizar los aromas.  Es importante no mover el vino demasiado, no puede estar agitado. Con el vino sin movimiento, y sujetando la copa por el tallo, se debe meter la nariz en el cáliz y olerlo.

El primer aroma que nos viene se conoce como aroma primario. Este tipo de aroma es el propio de la uva empleada en la elaboración del vino.

A continuación, tenemos que buscar los aromas secundarios, y para ello si que es necesario agitar el vino ligeramente. Esto se debe hacer para que entre en contacto con el oxígeno. ¿Cuáles son los aromas secundarios? Son los que se originan en la fermentación.

Por último, deberemos buscar el aroma terciario.  A este aroma se le denomina buqué (anglicismo de bouquét). Para obtener este aroma deberemos agitar con más fuerza el vino.

Existen dos tipos de buqué:

  • Buqué de oxidación: Este aroma se genera durante el proceso de envecimiento en la barrica, dado que el vino está en contacto con el aire. El olor recuerda al membrillo y la nuez seca. Este tipo de buqué se da en el jerez, oporto y manzanilla.
  • Buqué de reducción: Este aroma se genera durante el proceso de envecimiento en la botella, aquí el vino no está en contacto con el aire. Una vez abierta la botella si el vino es viejo, se recomienda que se consuma con inmediatez.

El buqué es de lo más dificil de detectar. Si no eres un experto igual no eres capaz de detectar los aromas terciarios. Cómo catar vino con corrección requiere de un gran olfato.

6. Degustar

Por último, degustamos el vino. Lo primero que intentaremos es apreciar alguno de los cuatro sabores principales, el sabor salado, el dulce, el amargo o el sabor ácido.

Algunas veces nos encontramos con vinos perfectamente equilibrados, en el que los cuatro sabores están presentes en su justa medida.

Después estableceremos la textura del vino, una textura que apreciaremos con la degustación. La textura puede ser sedosa, aterciopelada o satén.

A continuación, determinaremos el tacto del vino, un tacto que puede ser suave y untuoso, o por el contrario; astringente y rugoso (estas dos últimas características suelen asociarse a vinos de peor calidad).

Otro de los aspectos que deberemos determinar al degustar el vino es la vía retronasal. Para averiguarlo debemos tomar un sorbo de vino y expulsar el aire por la nariz justo después, si notamos las mismas sensaciones unos segundos después podemos decir que es de larga retronasal.

Por último, hay que hablar del final en boca que ha dejado el vino, que puede ser corto, medio o largo (los vinos de final largo son aquellos que se quedan en boca entre 9 y 12 segundos aproximadamente), e incluso puede ser ácido, sucio, tánico… con esto finaliza el proceso de cómo catar vino correctamente.

Descubre la cantidad de vinos que tenemos en Sierra de Padelma. En muchas de nuestras cajas y cestas de Navidad tenemos vinos de todo tipo, e incluso también puedes encontrar estuches de vino de elevada calidad compuestos por vinos tintos, blancos y rosados. Puedes practicar con cualquiera de estas botellas el arte de como catar vino.