En esta ocasión queremos contarte cómo cortar una paleta. Hemos decidido elaborar un post dónde te damos los principales pasos para contar una paletilla y poder aprovechar al máximo cada parte de ella. Información indicada tanto para profesionales que están empezando, como para todas las personas que han comprado una y quieren disfrutar y sacarle mayor rendimiento.

1.     Decidir el periodo en el que vamos a consumir la pieza

Saber el periodo de tiempo en el que vamos a consumir la paleta es importante para cortarla de una forma u otra. Por ejemplo: si vamos a consumir la pieza rápidamente es mejor colocar la pezuña hacia arriba, por el contrario, si vamos a tardar más tiempo hay que empezar a cortar por la babilla, y por tanto, hay que colocar la pezuña hacia abajo.

2.     Limpiar la pieza

Hay que limpiar bien la pieza, lo que implica quitarle la corteza y la grasa amarilla. Hay que hacerlo bien y de forma cuidadosa porque esto podría amargar el sabor. Recuerda siempre guardar un poco de corteza o grasa, ya que esta se puede utilizar para la conservación de paleta, concretamente para colocarla encima y que esta no se quede seca.

3.     Empezar a cortar

Por fin podemos empezar a cortar el jamón. Este hay que cortarlo desde la pezuña hasta la punta, y no al revés. Lo recomendable es intentar que el tamaño de las lonchas que vamos sacando midan lo mismo que la anchura de la paleta.

4.     Cuidado con los huesos

El corte de la paleta es un poco más difícil porque tiene más hueso que el jamón. El primer hueso con el que encontraremos es con el codillo. Todos los huesos deben marcarse con la puntilla, de esta forma podremos facilitar el corte de cada loncha.

5.     Dale la vuelta a la paleta

Ahora, para ir finalizando, le damos la vuelta a la paleta.  El primer hueso con el que nos encontraremos también será el codillo. Todos ellos deberán marcarse igualmente con la puntilla para que sea más cómodo el corte de las lonchas.

6.     Utiliza todas las partes de la paleta

No podemos sacar todo el jamón a lonchas, hay muchas partes que no se pueden obtener de esta forma, pero eso no significa que debas desecharlas. Por ejemplo: todas las partes más próximas a los huesos pueden obtenerse sacando taquitos de jamón que podremos utilizar bien para consumir así, bien para elaborar algunas recetas como pasta, arroces, etcétera.

Con todos estos pasos que te hemos dado ya tendrás la paleta bien limpia, recuerda tener especial precaución a la hora de cortarla, colocando la mano con la que no coges el cuchillo detrás para evitar cortes y accidentes indeseados. Y no olvides que, hasta los huesos del jamón pueden utilizarse, no hace falta tirar nada de la pieza que has seleccionado.